Acceso Registro
Banner

Archivo Gustavo Casasola, emotiva memoria de México

E-mail Imprimir PDF

Conocer el Archivo Gustavo Casasola es como entrar a una máquina del tiempo y encontrarse con un México que ya no existe. Es ver las invaluables fotos de la familia y perderse en la historia.

 “No queremos que el archivo sea como una lengua muerta. Queremos un archivo vivo, que la memoria gráfica de México llegue a los jóvenes, a las escuelas, y difundirlo donde podamos”, expresó en entrevista con El Economista Vania Casasola, vicepresidenta de la Fundación Casasola.

 El fundador del archivo, el cual se compone de más de 200,000 registros entre fotos y documentos históricos, es Gustavo Casasola (hijo de Agustín Víctor Casasola, cuyo archivo se vendió al INAH en 1976).

 Por la puerta del estudio, rodeado de fotografías en blanco y negro y palpes, entra Gustavo Casasola Salamanca, quien de inmediato se embarca en un viaje por sus recuerdos con anécdotas de su padre y de otro México.

 “Un día estuvo a punto de morir en un tren en una cobertura periodística para (Pancho) Villa. Mi padre era muy conocido y, un día, el general hasta cargó el colchón donde durmió ese día en que lo persiguió por una entrevista... Sin duda fue un gran periodista, guardó muchas fotografías con anécdotas interesantes”, comenta Casasola Salamanca.

 Por la mesa de su oficina, en Coyoacán, se ven fotos de la Revolución, de los pioneros del automovilismo, de la fiesta brava, del Banco de México, la política, la evolución de la moda y la sociedad del país; muchas de ellas no han sido publicadas o son poco conocidas.

 Protección y difusión

 El Archivo Gustavo Casasola se ha mantenido vivo gracias a la familia y a su diversificación con una editorial y a la venta de una serie de productos que utilizan las famosas fotos para fabricar productos.

 “La idea es levantar el capital: encontrar recursos humanos y buscar patrocinios para que el archivo se conserve en buenas condiciones y se dé a conocer en publicaciones, exposiciones, e-books y lo que podamos hacer. Tenemos más de 200,000 registros. Es un acervo valioso con fotos de mi abuelo y de varios fotoperiodistas con trabajos sobre el petróleo, cine, teatro, deportes y de México, que van de 1900 a 1970”, explicó Vania Casasola.

 Una de las acciones recientes que se han llevado a cabo es el relanzamiento de la Fundación Casasola por la Cultura AC, creada en el 2008 y que ahora se encuentra en busca de apoyos y patrocinadores para consolidarla.

 “Tenemos muchos proyectos, (como) Del Cuarto Oscuro al Aula, exposiciones diseñadas para preparatorias y universidades; un concurso y, lo más importante, conseguir recursos para digitalizar el archivo, protegerlo y difundirlo”, añadió.

 Mientras que Casasola México fabrica una serie de productos que utilizan las fotos históricas para producir bolsas, cojines, agendas que se venden en el Palacio de Bellas o el Museo Tamayo, por mencionar algunos ejemplos, esto no es suficiente.

 “Es la línea de diseño, con productos hechos en México que nos han ayudado a mantener el archivo que sin duda es un tesoro”, explicó Vania Casasola.

 A partir del viernes, en eleconomista.com.mx se podrán conocer fotografías nunca antes mostradas del Archivo Gustavo Casasola, las cuales tuvieron una curaduría especial para los lectores del periódico que, según Vania Casasola, “van a sorprender a sus lectores y estoy segura que se van a enamorar de cada una y de su historia”.

 Un archivo histórico que comienza con la Revolución Mexicana

 Gustavo Casasola realizó una enorme labor de enriquecimiento de su archivo, cuando logró atraer de los diferentes personajes que participaron directa e indirectamente en los sucesos del 1910 (revolucionarios, intelectuales, legisladores, etcétera), varios materiales sobre el tema, que iban desde fotografías personales hasta documentos diversos con la finalidad de ser resguardados y conservados.

 En el 1942 la enorme investigación que venía realizando desde que su padre tuviera la primera inquietud de publicar el Álbum Histórico Gráfico en el 1921 se concreta con la publicación de la obra Historia Gráfica de la Revolución Mexicana.

 Gustavo Casasola poseía dentro de su archivo personal los primeros negativos de muchas de las fotografías que han hecho historia, además de documentos y registros hemerográficos.

 Actualmente, el archivo está conformado por el acervo personal de Gustavo Casasola, así como de materiales diversos que ha ido recopilando Gustabo Casasola Salamanca para su enriquecimiento.

El Economista 

Artículos relacionados

Banner

Acerca de

Redes Sociales

Acceso

Registro

*
*
*
*
*

* Campo requerido