Acceso Registro
Banner

El terremoto deja más de 200 desaparecidos en el Everest

E-mail Imprimir PDF

 Los equipos de rescate evacuaron hoy a 32 personas del Everest, que vive una de sus peores tragedias tras las avalanchas provocadas por un terremoto de 7,8 grados en Nepal que han causado 22 muertos, 217 desaparecidos y un número indeterminado de atrapados en la montaña más alta del mundo.

 Un sísmo de 7,8 grados en la escala de Richter sacudió ayer el valle central de Nepal, provocando la muerte de 2.357 personas y heridas a 6.237, y dejando viviendas destruidas, carreteras destrozadas y las telecomunicaciones y conexiones eléctricas muy dañadas en esa zona.

 El movimiento telúrico causó varias avalanchas en el Everest que enterraron parte del campamento base donde se encontraban 1.000 escaladores y guías, entre ellos 400 extranjeros, que se preparaban para el ascenso en pleno comienzo de la temporada de escalada, de acuerdo con el Ministerio nepalí de Turismo.

Durante toda jornada de hoy helicópteros han sobrevolado el techo del mundo en busca de supervivientes.

 El secretario adjunto de Turismo, Suresh Acharya, indicó, según los medios locales, que 32 personas han sido rescatadas en esa región y 29 están siendo tratados en el hospital en la localidad de Lukla, cercana al Everest.

 Al menos una decena de los 22 montañeros fallecidos son extranjeros aunque hasta el momento no ha facilitado detalles.

Fuentes de ese Ministerio indicaron hoy que hay al menos 51 heridos, 41 de ellos en estado grave.

 A media mañana de hoy un nuevo seísmo de 6,7 grados en la escala de Richter volvió a aterrorizar a los nepalíes y provocó nuevas avalanchas en el Everest, aunque sin consecuencias graves.

 “Replica a la 1 p.m. Horrible en el campamento 1. Avalanchas en tres lugares. C1 una pequeña isla”, tuiteó desde la montaña el alpinista Daniel Mazur.

 Desde el campamento base, el montañero Alex Gavan avisó también de los nuevos aludes y horas más tarde escribió en Twitter- “Ahora las cosas están más tranquilas pero grandes zonas del campamento base parecen que han pasado por una explosión nuclear. Hay una gran incertidumbre entre las personas”.

 Según, Gavan tras el rescate por la mañana de los escaladores heridos todavía quedaban “más de cien” en el campamento 1.

Con la caída del sol las autoridades anunciaron el fin de las tareas de rescate y afirmaron que a la mañana siguiente evacuarían al resto de atrapados en el Everest.

 Entre ellos esperan encontrarse los montañeros españoles Javier Camacho y Ricardo Fernández, que se hallan en el campo base del Everest, “muy afectados psicológicamente” y cansados ante la situación “incierta” causada por el terremoto.

 “Estamos deseando salir de aquí. Estamos asustados pues los rumores sobre posibles nuevos temblores no cesan. Estamos esperando que nos saquen en helicóptero, pero si no es posible salir por ese medio tenemos la intención de ir caminando hasta Lukla”, donde se encuentra un pequeño aeropuerto, dijo telefónicamente a Efe el fotógrafo y montañero Camacho.

 A Camacho, miembro de la Asociación Española de Fotógrafos de la Naturaleza (AEFONA), y a su compañero de escalada, Ricardo Fernández, les sorprendió el terremoto en el campo base del Everest, desde donde tenían la intención de afrontar la ascensión del Lhotse -el cuarto pico más alto del mundo- sin ayuda de oxígeno ni sherpa.

 Esta noche volverán a dormir con las botas, el frontal y los guantes puestos, preparados para salir corriendo en caso de réplicas.

 Esta tragedia en la montaña más alta del mundo llega casi un año después de la muerte de 16 sherpas nepalíes en un alud, en el día más mortal en la historia de la escalada del Everest.

 Este es el terremoto de mayor intensidad en casi 80 años en el país del Himalaya y el peor que ha vivido la región en una década, desde que en 2005 un movimiento telúrico causara una tragedia de grandes proporciones en Cachemira, con un balance de más de 84.000 muertos.

Cífra de víctimas del Terremoto de Nepal supera los 2.000 muertos

 Los socorristas intentaban este domingo encontrar supervivientes del terremoto de magnitud 7,8 que sacudió Nepal y algunos países vecinos y que ha dejado hasta ahora más de 2.000 muertos, una tarea compleja por las fuertes réplicas y el difícil acceso a las zonas afectadas.

 El portavoz de la policía nacional Kamal Singh Ban dijo que en Nepal 1.953 personas murieron, mientras que en India las autoridades estiman en 53 el total de fallecidos. La televisión estatal china afirmó por su parte que 17 personas murieron en la región del Tíbet

 En la mañana del domingo nuevas réplicas golpearon la capital nepalí, Katmandú, donde la gente pasó la noche a la intemperie o en tiendas de campaña.

 “Hemos desplegado todos nuestros recursos para la búsqueda y el rescate”, dijo a la AFP el portavoz de la policía nacional, Kamal Singh Bam. “Enviamos helicópteros a las áreas remotas. Estamos buscando entre los escombros de los edificios colapsados para ver si podemos encontrar a alguien”.

 El sismo es el peor terremoto que ha golpeado Nepal en 80 años y el balance de muertos podría ser aún peor porque las organizaciones humanitarias tienen dificultades para “evaluar la magnitud de la catástrofe” y de las necesidades, indicó el sábado a la AFP un responsable de la oenegé Médicos del Mundo.

 En el Everest, donde el terremoto desató un alud que dejó al menos 17 muertos, seis helicópteros comenzaban a llegar hasta el campo base, situado a unos 5.000 metros de altura, para evacuar a los heridos.

 La gente está acostada en camillas, mientras los helicópteros toman tierra”, explicó en un mensaje de texto la directora de la oficina de la AFP en Nepal, Ammu Kannampilly.

 El portavoz del Departamento de Turismo, Tulsi Gautam, informó que hay 61 heridos.

 No sabemos sus nacionalidades, pero la mayoría de ellos serían extranjeros”, informó a la AFP Ang Tshering Sherpa, presidente de la asociación nepalí de montañismo, quien dijo que en el momento del sismo había unas 800 personas en el campamento.

 Hospitales llenos 

 En Katmandú, centenares de edificios se hundieron. La histórica torre Dharahara, una de las mayores atracciones turísticas de la ciudad, no resistió las sacudidas y sus nueve pisos se vinieron abajo dejando un montón de escombros.

 Durante la noche, las continuas réplicas siguieron golpeando a los atemorizados habitantes de la capital nepalí.

 “No pudimos dormir en toda la noche. ¿Cómo podríamos haber dormido? El suelo no paraba de temblar. Solo nos queda rezar para que este se termine y podamos entrar a nuestras casas”, dijo Nina Shrestha, un joven que trabaja en el sector de las finanzas.

 Los hospitales estaban llenos de heridos, la mayoría con fracturas múltiples y traumatismos. Muchos médicos atendían a los afectados en tiendas de campaña anexas, debido a la gran cantidad de ingresados en el centro, pero también porque muchas personas tenían miedo de entrar al edificio.

 “Estoy trabajando desde las 05H30 de la mañana. Yo también estoy asustado pero hay que hacer lo que uno puede y ayudar a los otros”, dijo un conductor de bicitaxi que el sábado llevó 35 heridos al hospital.

 El sismo cortó las autopistas de la capital y provocó daños en el aeropuerto internacional, que tuvo que cerrar “por motivos de seguridad”.

 Las comunicaciones, la electricidad y el agua corriente han quedado cortadas, indicó la ONG Oxfam, que “se prepara a llevar agua potable y artículos de primera necesidad”, según la directora de su oficina en Nepal, Cecilia Keizer.

 Según el pronóstico meteorológico, este domingo habrá lluvia en Katmandú, lo que complicará aún más la situación de los damnificados.

 En 2011, un sismo de magnitud 6,9 sacudió el noreste de India y Nepal, dejando 110 muertos.

Diario de Yucatán/Sanjeev Giri/800Noticias


Artículos relacionados

Banner

Acerca de

Redes Sociales

Acceso

Registro

*
*
*
*
*

* Campo requerido