Acceso Registro
Banner

“Adiós definitivo a la guerra más larga de América”

E-mail Imprimir PDF

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias Timochenko, se dieron ayer un histórico apretón de manos, tras anunciar en La Habana que en seis meses, a más tardar en marzo, se firmará la paz, y que “sesenta días después”, a más tardar en mayo, la guerrilla más antigua de América Latina deberá haber entregado las armas.

Este “adiós definitivo” a la “guerra más larga de Colombia y de América” se logra sobre “los mismos principios que el papa Francisco expresó en su visita a La Habana”, agregó Santos en presencia del presidente Raúl Castro.

Amplia amnistía. Los dos representantes de los países garantes, Cuba y Noruega, Rodolfo Benítez y Dag Nylander, leyeron el comunicado en el que se acordó que el Estado colombiano otorgará la amnistía “más amplia posible” para los delitos políticos.

En este sentido y poco después de conocerse el acuerdo, la Fiscalía de Colombia suspendió 50 imputaciones en contra de la cúpula guerrillera.

Sin embargo, el acuerdo judicial dejará fuera de esa medida los crímenes que la legislación nacional tipifique como de lesa humanidad, genocidio o graves crímenes de guerra. Entre los delitos que no serán indultados figuran otros actos graves como la toma de rehenes, privaciones graves de la libertad o la tortura. También quedarán fuera de la amnistía crímenes como el desplazamiento forzado, desaparición forzada, las ejecuciones extrajudiciales y la violencia sexual.

“Esos delitos serán objeto de investigación y juzgamiento por parte de la jurisdicción especial para la paz”, que las partes han acordado y que facilita el camino a un acuerdo de paz.

En este sentido, Santos subrayó que el acuerdo “no está dirigido exclusivamente a las FARC”, sino a “todos los que participaron de manera directa o indirecta en el conflicto”, incluyendo “agentes del Estado y en particular los miembros de la fuerza pública”.

Este camino hacia “una paz sin impunidad”, recalcó Santos, se impondrán penas de cinco a ocho años para aquellos que hayan participado en el conflicto y admitan sus delitos, mientras que a quienes “no reconozcan su responsabilidad” se les impondrán hasta 20 años de cárcel.

Una gran noticia”. Santos resaltó que este anuncio sin precedentes significa “una gran noticia” para Colombia y el mundo, y “una esperanza para otros conflictos armados del planeta”. “Es la primera vez que un gobierno y un grupo armado ilegal llegan a un acuerdo de paz y crean un sistema de rendición de cuentas ante un tribunal nacional por la comisión de crímenes internacionales y otros delitos graves”, precisó.

Somos adversarios, estamos en orillas diferentes, pero hoy avanzamos en una misma dirección, en la dirección más noble que puede tener sociedad, que es la de la paz”, concluyó.

Gran satisfacción”. Por su parte, Timochenko expresó su “gran satisfacción” por el proceso de pazúnico en el mundo” y resaltó que la “jurisdicción especial de paz” está “diseñada para todos los involucrados en el conflicto y no solo para una de las partes”.

“Creemos imprescindible que el resto de los actores del conflicto, tanto los que han combatido como los que han instigado la guerra desde lujosas oficinas, asuman con valentía su responsabilidad y así lo manifiesten ante el pueblo colombiano, sin escatimar un ápice de verdad”, declaró el máximo líder de las FARC, quien aseguró que la guerrilla “hará todo” lo que esté a su alcance por "lograr en pocos meses el acuerdo final de paz”.

Reacciones. Tras felicitar a Santos y a Timochenko, Raúl Castro aseguró que “la paz en Colombia no solo es posible, es indispensable, pero requiere gran esfuerzo y voluntad como el que están demostrando las dos partes”.

El secretario de Estado de EU, John Kerry, telefoneó a Santos para “felicitarle a él y a sus negociadores por su coraje y compromiso con las conversaciones de paz bajo condiciones muy difíciles”. “La paz está ahora más cerca que nunca para el pueblo colombiano y millones de víctimas del conflicto”, subrayó.

Más de 200 mil muertos y siete millones de desplazados

 El conflicto armado de Colombia ha dejado más de 218 mil víctimas mortales. De ellas, 177,307 eran civiles y el resto, combatientes, según los datos el Centro de Memoria Histórica colombiano, recogidos por El País en su edición digital.

La guerra que ha marcado la historia reciente del país ha afectado de una u otra forma a unos siete millones de personas, según indica el Registro Único de Víctimas. Ese mismo registro, que realiza cálculos desde 1984, estima en 6’414,700 las personas desplazadas por la violencia.

Además, otras 11 mil han padecido las consecuencias de las minas antipersona y 21 mil han sido secuestradas.

En los diferentes registros se habla, además, de 25 mil desaparecidos y mil 754 víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado.

Crónica 

Artículos relacionados

Banner

Acerca de

Redes Sociales

Acceso

Registro

*
*
*
*
*

* Campo requerido