Acceso Registro
Banner

Histórica visita de Kerry marca la cumbre de Hiroshima

E-mail Imprimir PDF

El canciller es la mayor autoridad de EE.UU. en llegar a la ciudad que fue devastada por la bomba atomica del “Enola Gay”.

 A setenta y un años de la primera bomba atómica de la historia, los ministros de Asuntos Exteriores de las siete naciones más industrializadas del mundo que integran el G7 –Japón, Estados Unidos, Canadá, Francia, Reino Unido, Italia y Alemania–, se reunieron ayer en la simbólica ciudad de Hiroshima para promover el desarme nuclear. La cumbre de dos días está jalonada por la inédita visita de un canciller estadounidense: John Kerry es la más alta autoridad de su país en recorrer la zona que fue devastada por un artefacto nuclear lanzado por un avión militar norteamericano en la Segunda Guerra Mundial.

 Japón, el país anfitrión, aspira al objetivo de un mundo sin armas nucleares. Para hoya está prevista una resolución que sería llamada “Declaración de Hiroshima”, destinada a “enviar un mensaje contundente para lograr un mundo libre de armas atómicas”, dijo el ministro nipón de Exteriores japonés, Fumio Kishida. Hace tiempo que no hay avances significativos en este sentido. En la actualidad existen, según las estimaciones, unas 16.000 armas nucleares en el mundo. Muy por debajo del récord registrado durante la Guerra Fría, cuando se calcula que había unas 70.000, pero aún demasiadas. Tres de las naciones del G7 (EE.UU., Francia y Reino Unido) son potencias nucleares. Para todos, la mayor preocupación en esta materia es Corea del Norte.

 El desarme nuclear no será sin embargo el único tema sobre la mesa. Ayer, primer día de la cumbre, el tema central fue la política antiterrorista. Los ministros de Exteriores del G7, se comprometieron a liderar “la lucha global antiterrorista”, con medidas concretas como compartir datos de inteligencia y dificultar el tránsito a sospechosos de pertenecer a grupos yihadistas. Otras cuestiones abordadas serán la crisis de los refugiados y los conflictos en Siria y Ucrania.

 Pero la cumbre promete ser histórica por otra razón: la visita sin precedentes de Kerry a esta ciudad víctima del bombardeo atómico estadounidense del 6 de agosto de 1945, cuando el bombardero “Enola Gay” lanzó la bomba llamada “Little Boy” (Niño Pequeño).

 El secretario de Estado es el más alto responsable gubernamental de Estados Unidos que visita Hiroshima. El lunes irá al museo del Memorial por la Paz, y luego rendirá homenaje a las 140.000 víctimas mortales. Ayer, corrieron rumores sobre posibles disculpas de Kerry por la bomba, pero luego fueron desmentidos por fuentes del Departamento de Estado.

 El verdadero objetivo de su visita parece ser tantear el clima de cara a una posible gira de Obama –quien habló de un mundo sin armas nucleares en un discurso en Praga en 2009– a la ciudad durante otra cumbre del G7 en mayo. La decisión se espera para este mes.

Clarín 

Artículos relacionados

Banner

Acerca de

Redes Sociales

Acceso

Registro

*
*
*
*
*

* Campo requerido