Acceso Registro
Banner

Se incrementan casos de diabetes en niños, a partir de los 12 años

E-mail Imprimir PDF

Consumo de alimentos ricos en carbohidratos, azúcares y grasas, un estilo de vida poco saludable y la herencia genética ha derivado en retinopatías, que llevan a la ceguera.


En la ciudad de México, el número de casos de diabetes juvenil a partir de los 12 años va en aumento por el consumo de alimentos ricos en carbohidratos, azúcares y grasas, un estilo de vida poco saludable y la herencia genética, que ha derivado en retinopatías, que llevan a la ceguera, informó el secretario de Salud, Armando Ahued.

 En la inauguración del primer Curso de Oftalmología Clínica destacó que tres de cada diez personas con obesidad o sobrepeso desarrollan diabetes, pero “muchos no lo saben y se enteran al presentar problemas de visión, siendo más agresiva en niños de entre 12 y 16 años, donde se concentran estos casos”.

 De cada diez diabéticos, sin embargo, siete no hacen adherencia terapéutica, “no les importa cumplir con una dieta, ejercicios, medicamentos y llevar una vida más vigilada; y cuando regresan a tratamiento hay que amputarles sus miembros inferiores, pierden la visión, requieren de diálisis o requieren de un trasplante de riñón”, comentó.

 La importancia por ello, dijo, de un diagnóstico oportuno, pues los servicios de salud serán insuficientes: “si este problema sigue creciendo, no nos alcanzarán los recursos ni el personal, y vamos a perder calidad de vida en población que debería estar en el mejor momento para trabajar, estudiar, hacer familia, ser feliz”.

 El director del Instituto de Oftalmología Fundación Conde de Valenciana, Tito Ramírez Luquin, señaló que 30 por ciento de los diabéticos presentan retinopatía, que es una alteración vascular ocasionada por la falta de oxígeno y desencadena en fibrosis, fibrosis retiniana o desprendimiento de retina.

 Las lesiones que deja son irreversibles y “ni con la mejor técnica quirúrgica les puedes regresar la capacidad visual que anteriormente tenían a estos pacientes, quienes deben realizarse una revisión oftalmológica una vez al año, contar con una dieta balanceada, hacer ejercicio y tener un control metabólico”, agregó.

 La retinopatía del diabético juvenil es “mucho más agresiva y aparece a edades más tempranas, desde los 12 años, lo cual es gravísimo, y un diagnóstico oportuno cambia la vida de estos pacientes”, como también una revisión visual permite identificar casos de miopía, astigmatismo e hipermetropía en más niños, afirmó.

 El constante parpadeo, ardor de los ojos, dolor de cabeza o cansancio después de ver televisión o jugar con consolas, advirtió, son signos de alerta de que “los niños tienen alguno de esos problemas visuales, aunque el jugar con playstation, Xbox o atari no vuelve miope a nadie, pues las causas las tenemos en nuestra carga genética, mala alimentación y malos hábitos de vida”.

 Por ello, este curso dirigido a 450 médicos familiares y generales, y enfermeras para que detecten problemas visuales de manera oportuna, cuando 6 de cada 10 niños, requieren de lentes y los papás no lo sabían, porque “hay un acostumbramiento a no ver bien, con la consecuente baja en su rendimiento escolar”, puntualizó Ahued.


La Jornada/Laura Gómez Flores

Artículos relacionados

Banner

Acerca de

Redes Sociales

Acceso

Registro

*
*
*
*
*

* Campo requerido