Acceso Registro
Banner

Tecnología y pedagogía para usar racionalmente el agua

E-mail Imprimir PDF
El director general de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) de México, José Luis Luege Tamargo, afirmó hoy que el reto para lograr una mayor eficiencia en el consumo de agua en el campo, hace necesario combinar tecnología y una nueva pedagogía.
 
En entrevista teléfonica con Notimex con motivo de su participación en la Semana Mundial del Agua en Estocolmo, que del 26 al 31 de agosto se celebra en la capital sueca, explicó que México tiene el reto de ser más eficiente en el consumo de agua en la producción de alimentos.
 
Tras participar de la inauguración de la jornada dedicada a América Latina y el Caribe este miércoles, recordó que en México el sector agrícola consume el 77% del agua que se utiliza en el país, por lo que “el reto es disminuir ese porcentaje, así de simple”.
 
Explicó que el esfuerzo, que no sólo es de México, busca “la tecnificación lo máximo posible, la selección de cultivos según la zona y disponibilidad de agua, procurar productos de menor consumo de agua y mayor riqueza para el agricultor”.
 
Aclaró que “no se trata de reducir la agricultura, sino consumir agua de forma más eficiente”, y ver también que en ese 77% que consume el campo hay una parte que se extrae del subsuelo y genera un impacto ecológico a los acuíferos.
 
Como referencias de lo que ocurre en otros países, mencionó que la producción agrícola en Europa consume en torno al 40% del agua, mientras Canadá alcanza hasta un 20%, por lo que “el reto está en tecnificar” para lograr mayor eficiencia.
 
Cambiar el consumo del agua
 
Apuntó que además de la tecnología, es necesario “cambiar la cultura de consumo de agua, volver a incorporar a jóvenes a las zonas agrícolas, que últimamente las han abandonado, formar capacidades con ellos y tener una nueva generación” en el campo.
 
El funcionario reconoció hay avances en algunas entidades de México, como por ejemplo la producción de berenjena en invernaderos en Sinaloa y de tomate en riego por goteo en Baja California, que muestran eficiencia en consumo de agua.
 
“Se requieren de las dos cosas, tanto de formación y pedagogía, como de mucha tecnología”, lo que consideró que es posible mediante proyectos conjuntos entre productores, organismos y gobierno.
 
Luege comentó que en este evento ha identificado tres ejes vinculados al lema de “Agua y seguridad alimentaria” que se han repetido por parte de los participantes, que son la tecnología, la selección de cultivos y el cuidado del suelo, todo ello vinculado al agua.
 
Dejar atrás prácticas obsoletas
 
“Al hablar de tecnología, tenemos que dejar atrás prácticas obsoletas, de uso altísimo de agua y con baja productividad. En nuestros países usamos inundación de parcela para el maíz, sorgo y otros granos, y lo que se busca ante ello es tecnificar”, recalcó.
 
Expuso que se debe avanzar en algunas zonas en proyectos de invernaderos, riego por goteo, riego por aspersión, a la vez que en la selección de cultivos según la disponibilidad de agua.
 
Aseveró que en México el agricultor no paga derecho de agua, como lo hacen los industriales y los organismos municipales, “lo que es herencia de una mala práctica de desperdicio, y se tiene que avanzar como hacen otros países”.
 
El titular de CONAGUA subrayó que en este foro también se ha hablado de cómo en medio del agua y la seguridad alimentaria también está el fenómeno del cambio climático, que afecta la disponibilidad de recursos hídricos, que es un problema que tiende a acrecentarse.
 
“Todo se junta, por eso hay que darle un trato urgente al tema del agua y la seguridad alimentaria”, puntualizó al recordar que la población mundial y el consumo de agua ha crecido, lo mismo que la demanda de alimentos.
 
Advirtió que de no tratarse adecuadamente estos problemas, “se iría a una situación crítica, de condiciones muy difíciles de hambre para muchos países”.

El Financiero/Notimex

Acerca de

Redes Sociales

Acceso

Registro

*
*
*
*
*

* Campo requerido